Mensajes

PALENCIA

 PARA CRISTO 

 
                                         Iglesias evangélicas en Palencia

                    

 

DOS PECES

 

 

Les voy a contar la experiencia que vivió Nicolás, cuando era muy pequeño, un niño, que estaba conociendo a Dios, dado que sus padres eran creyentes.

 
 

 

Era el cumpleaños de Nicolás. Su tío acababa de darle un billete de 20 € que le permitía comprar el objeto que tanto deseaba:

 
 

Se trataba de un pequeño acuario con dos peces rojos que nadan entre conchas amarillas, plantas verdes y piedras multicolores. Al día siguiente iría al negocio donde ya lo había admirado.

 
 

Esa tarde, en la escuela dominical, el maestro habló de los leprosos en África y del dinero que hace falta para atenderlos en el hospital y para comprar medicamentos.

 
 

 

"Qué lástima que no pueda dar nada, se dijo Nicolás. Tengo justo el dinero para mis dos peces". Y, soñando con su acuario, no escuchó más al maestro.

 
 

 

Pero cuando el maestro afirmó enfáticamente: –Sí, el niño también dio dos peces al Señor Jesús, Nicolás salió de sus ensueños y reflexionó acerca de lo que acababa de escuchar.

 
 
 

Jesucristo multiplicó los panes y los peces, cuando un niño dio los cinco panes y dos peces que tenía.

 
                                                                              
 

"Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?… Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían". (Juan 6: 9, 11)

 

 

 

Se trataba del muchacho de la Biblia, el que dio cinco panes y dos peces al Señor Jesús, gracias a los cuales más de cinco mil personas se saciaron. Nicolás volvió a su casa muy pensativo.

 
 

«El niño dio dos peces…». Le costaba entregar su billete, pero al fin tomó la decisión: el próximo domingo daría su precioso billete para la misión en África.

 
 

Algunos días más tarde el tío se enteró del sacrificio de Nicolás y le regaló el acuario.

 
 

Ésta es otra prueba de que Dios no es deudor de nadie.

 
 
 

Qué bueno es que Dios nos hable y guíe por medio de su palabra. Nicolás se sintió hablado por Dios, y respondió afirmativamente. Dios le recompensó. También a nosotros nos dará cien veces mas.

 
 
 

"El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre." 

 

 

                                        (2 Corintios 9: 6-7)
 

 

Lee la Biblia, porque Dios quiere hablarte, quiere guiarte, quiere hacerte bien, quiere que tomes la decisión de recibir la vida eterna. Dios te va a conducir por el buen camino, Jesús es el camino.

 
 

 

Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos y Dios habla hoy, en su palabra encontramos el camino que nos lleva a la vida eterna, a Jesucristo el salvador.

 
 
 

"Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino" (Salmo 119: 105).

 

 

 
   

"Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo".

 
                                               (Hebreos 1: 1-2)  

Recibir Mensajes:

En tu Facebook

En tu E-mail

 

"PALENCIA PARA CRISTO"

PALENCIA - ESPAÑA

 

 

                    
PALENCIA PARA CRISTO   -  c/. CASAÑÉ, 8   -  34002 PALENCIA   -  España.  Tlf. (+ 34) 979730556   E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es