.
   

Mensajes

 

PALENCIA

 PARA CRISTO

 
. . . .
. . . .
       
 

 

ENCUENTRO EN LA FRONTERA

 

 

Elena K. se consagraba a los estudios políticos en una universidad de la próspera y acomodada Europa occidental.

 
 

 

Para completar sus conocimientos, quiso visitar uno de los países mas ateos del mundo: Albania, cuyas fronteras estaban herméticamente cerradas a la Palabra de Dios.

 
 

 

Al mismo tiempo que ella, dos jóvenes consiguieron pasar la frontera, pero por un motivo muy diferente: llevar el Evangelio a los albaneses.

 
 

 

Ante su vista, fueron detenidas por la policía. Elena se enteró de la pena que se les había aplicado por transgredir la ley que prohibía introducir escritos cristianos.

 
 

 

Quedó impresionada por la inquebrantable fe de ellas, quienes, con la cabeza inclinada, oraron a media voz, no por si mismas, sino por ese pueblo privado de la Verdad.

 
 

 

Un poco mas tarde, Elena supo que la pena de prisión aplicada había sido reducida y que se las había expulsado por la frontera con Yugoslavia.

 
 

 

La estudiante prosiguió su viaje, pero sus convicciones se desmoronaron, ya que, al visitar ese país, se dio cuenta de que un abismo separaba la teoría de la práctica.

 
 

 

Vuelta a su casa, siguió buscando el sentido que debía dar a su propia vida. Recordó a las dos creyentes que había conocido y no descansó en su afán de hallarlas.

 
 

 

El Señor permitió que lo lograra y, una noche, después de una larga conversación, Elena, ganada para el Evangelio, aceptó a Jesús por salvador.

 
 

 

Desde entonces, la joven se alistó junto con sus amigos en una misión cristiana. El Señor, al permitir que las dos jóvenes fueran detenidas, ¿no tuvo por objeto la conversión de Elena?.

 
 
 

La necesidad de predicar las Buenas Nuevas del Evangelio hace necesaria la movilización.

 
                                                                              
 

"¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?". (Romanos 10: 14)

 

 

 
 

Dios tiene a la persona idónea para cada situación. Tu eres la persona idónea para lo que Dios quiere hacer en el lugar donde te ha puesto.

 
                                                                              
   

"Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.". (Ezequiel 22: 30)

 
 
 

Gracias a Dios que en su amor por los hombres no se olvida de nadie, de ningún país, de ninguna persona y hoy ha permitido que te llegue este mensaje para que creas en Jesucristo.

 

"Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo".

Envía estos Mensajes a tus

contactos para evangelizar.

 

"PALENCIA PARA CRISTO"

PALENCIA - ESPAÑA

 

 

 

       
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es