.
   

Mensajes

 

PALENCIA

 PARA CRISTO

 
. . . .
. . . .
       
 

 

GRIFO Y AGUA

 

 

Familias españolas, reciben a niños saharauis que pasan de las privaciones de un campo de refugiados en Tinduf, Smara, a lindas vacaciones y conocer otra forma de vivir cada día.

 
 

 

Cuando regresan nuevamente al desierto de Argelia, su hogar actual mientras no se resuelvan algunos conflictos políticos, procuran llevar de España, de todo lo posible, lo que les pueda ser de mas utilidad y de necesidad en su vida cotidiana.

 
 

 

Un niño, creyendo acertar, eligió llevar un grifo. Quizá pensaba poner el grifo a la puerta de la tienda y que su familia junto con todos los vecinos, pudieran disponer de agua cerca de casa, evitando así largas caminatas y pozos profundos.

 
 

 

La idea no era mala, pero pasaba por alto que del grifo no sale agua si no está conectado a un depósito de agua más alto. En realidad, solo el grifo, no da agua, el grifo no es la fuente.

 
 

 

Esta deducción, es elemental, sin embargo, en aspectos de la vida, personas pretenden ser como un grifo, pasando por alto el no estar conectado al tanque de agua, fuente de provisión.

 
 

 

Jesús, llamó a hombres sencillos y los hizo personas de gran potencial, porque el poder no estaba en los hombres, sino en Dios que levanta y usa a los que hacen su voluntad según el llamado para servir con amor y ser de bendición.

 
 

 

Pero no faltan los que de su propia cuenta y manera, pretenden estar en la obra de Dios, sin conocer y estar unidos al Señor de la obra, a Jesús. Son como grifos no conectados al depósito y que no pueden dar agua, y no pueden calmar la sed.

 
 

 

Porque solo permaneciendo en Jesús, unidos y guiados por él, somos instrumentos escogidos y útiles para Dios. Separados de Jesús, NADA podemos hacer, solo somos un grifo sin agua.

 
 

 

Si no estamos conectados a Jesucristo, somos como un foco sin corriente eléctrica. No importa cómo sea el foco, si no está conectado, no emite luz, no cumple su cometido.

 
 

 

Qué triste hubiera sido para el niño saharaui, poner el grifo en el campo de refugiados donde vive y llorar la desilusión de que el grifo, abierto o cerrado, no da agua, no sirve. Así es también el que dice ser cristiano, pero no está unido a Jesucristo.

 
 

 

Solo el milagro de Dios nos lleva a tener vida y nos capacita para su obra. Porque nuestra competencia proviene de Dios que nos llenó de su espíritu y de poder, mientras estemos unidos y permaneciendo en Jesucristo, quien nos sostiene.

 
 
 

Permaneciendo en Jesús, va a fluir de nosotros agua viva, seremos como un grifo de bendición.

 
                                                                              
 

"En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva" (Juan 7: 37-38).

 

 

     
 

"Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua" (Jeremías 2: 13).

 
 
 

Si no permanecemos en Jesús, somos ramas desgajadas que no pueden dar fruto.

 
                                                                              
   

"Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer" (Juan 15: 5).

 
     
 

"Porque nadie será fuerte por su propia fuerza" (1 Samuel 2: 9b).

 
 
 

Tu puedes hablar de Dios, pero esto es muy diferente a que Dios pueda hablar a través de ti.

 

Recibir Mensajes:

En tu Facebook

En tu E-mail

 

"PALENCIA PARA CRISTO"

PALENCIA - ESPAÑA

 

 

 

       
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es