.. .
      Oración 365

PALENCIA

 PARA CRISTO 

..

. . ..
             
                       
 
 

ORACIÓN 365 - CÓMO ORAR POR EL AVIVAMIENTO

 
     
 

"¡Señor, he oído tu palabra, y temí!

¡Señor, aviva tu obra en medio de los tiempos,

en medio de los tiempos hazla conocer;

en la ira acuérdate de la misericordia!" (Habacuc 3:2)

 
     
     
 

RESUMEN:

 

1. ¿CUÁL ES EL ENFOQUE DE ORACIÓN DEL DÍA ELEGIDO?—buscamos el avivamiento a nivel personal, familiar y como iglesia.

2. PREGUNTAS QUE DEBEMOS HACERNOS SOBRE EL AVIVAMIENTO:—Si el avivamiento dependiera de tu vida de oración, ¿crees que Dios lo traería?

3. ¿QUÉ TIPO DE AVIVAMIENTO ESTAMOS BUSCANDO?—"El primer paso del avivamiento es un profundo arrepentimiento salido del corazón."

4. TESTIMONIOS QUE AVALAN QUE EL AVIVAMIENTO ES PRIMERAMENTE ARREPENTIMIENTO: Alemania, Gran Bretaña, Colombia, China, Corea del Sur.

5. ¿DE QUÉ MANERAS PODEMOS ORAR EN NUESTRO DÍA ELEGIDO?—En círculos concéntricos, en la iglesia, con los temas que aquí proponemos.

6. CLAMA POR UN AVIVAMIENTO EN TU PROPIA VIDA—¿Cuál es mi verdadero estado espiritual actualmente delante de Dios?

7. CLAMA POR EL AVIVAMIENTO EN TU FAMILIA—¿Está nuestro altar familiar en ruinas?  ¿Cómo podemos repararlo?

8. CLAMEMOS POR EL AVIVAMIENTO EN NUESTRA IGLESIA LOCAL"Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados."

 
     
  DESARROLLO DE CADA PUNTO:  
     
 

1. ¿CUÁL ES EL ENFOQUE DE ORACIÓN DEL DÍA ELEGIDO?

Queridos hermanos, éste es un tiempo de oración diferente al que solemos tener en nuestra iglesia. Es un tiempo de encuentro personal y corporativo con Dios. El enfoque de oración es sobre todo el clamor por un avivamiento. Buscamos el avivamiento a nivel personal, familiar, y como iglesia local. Es un tiempo para  enfrentarnos honesta y valientemente con nuestro propio estado espiritual. Debemos aprovechar este momento que Dios nos da para corregir el rumbo de nuestra vida e iglesia. Rehuyamos de la oración fácil y rápida que supuestamente resuelve todos nuestros problemas y suple todas nuestras necesidades de manera instantánea. No nos conformemos con la oración de siempre. Vayamos un poco más profundo: a un momento de examen, de confesión y arrepentimiento. La única alternativa al avivamiento es el juicio de Dios. Por eso Habacuc oraba: ¡En la ira acuérdate de la misericordia!  El Señor ha de ayudarnos, porque para este tiempo él nos ha llamado. ¿Amén?

 
     
                                                                                                         VOLVER A RESUMEN  
     
 

2. PREGUNTAS QUE DEBEMOS HACERNOS SOBRE EL AVIVAMIENTO:

Las preguntas que la autora e intercesora Joy Dawson formula, nos ayudarán a saber si en realidad tenemos visión y carga por el avivamiento.  Ella dice: ¿Tienes la convicción de corazón de que es la voluntad de Dios traer un gran despertamiento espiritual a esta nación?  ¿Refleja tu vida de oración esta convicción?  Si el avivamiento de España dependiera de tu vida de oración, ¿crees que Dios lo traería?  ¿Tu clamor por el avivamiento, se ha convertido en una pasión consumidora, y en una oración desesperada?

 

Debemos poder responder honestamente a preguntas como éstas. No pasemos por ellas de corrido. Este tiempo es para que nos pongamos delante del Señor y afrontemos con honestidad y responsabilidad cuestiones como éstas.

 

¡Cuántas veces hemos pensado que nosotros mismos no necesitamos el avivamiento, que quienes lo necesitan son los inconversos, o los cristianos fríos o mundanos!  Al respecto alguien, sabiamente, ha dicho: "Traza un círculo alrededor de ti, y clama a Dios para que avive lo que está dentro". La verdad es que todos necesitamos un avivamiento en nuestra propia vida. El 2009 es un año de clamor por el avivamiento de España. Empecemos clamando por nosotros mismos. Si somos avivados, podremos avivar a otros. ¿Amén?

 
                                                                                                        VOLVER A RESUMEN  
     
 

3. ¿QUÉ TIPO DE AVIVAMIENTO ESTAMOS BUSCANDO?

No busquemos como primera o única cosa las sensaciones fuertes o las cosas extraordinarias; busquemos más bien el tipo de avivamiento que Carlos Finney, gran avivalista norteamericano del siglo diecinueve, define en su libro Lecciones sobre el avivamiento

 

"Un avivamiento no es otra cosa que un nuevo comienzo de obediencia a Dios.

 Como ocurre con la conversión del pecador,

el primer paso del avivamiento es un profundo arrepentimiento salido del corazón,

 y que nos postra en el polvo ante Dios;

es una sincera humildad, y una renuncia al pecado. . .

Tienen más culpa los cristianos de no ser avivados, que los pecadores de no ser convertidos".

 

¡Éste es el tipo de avivamiento que estamos buscando para nuestra vida e iglesia! Y debemos desearlo todos: iglesias carismáticas, o no-carismáticas; pastores y ovejas; individuos y familias. Nuestro énfasis principal al orar por el avivamiento debe ser el arrepentimiento. Arrepentimiento, primeramente en nuestras vidas, también en nuestras familias y luego en nuestra iglesia local.

 

Éste fue el énfasis y punto de partida de aquel que preparó el camino para Aquel que trajo el mayor avivamiento que el mundo jamás haya conocido. Juan el Bautista no fue enviado a un pueblo pagano, sino al pueblo escogido de Dios; ¿cuál fue su mensaje principal?

 

"… predicaba el bautismo de arrepentimiento, para el perdón de los pecados"

(Marcos 1:4)

 

¿Y Jesús…? ¿No fue enviado a las ovejas perdidas de Israel? ¿Con qué mensaje empezó su ministerio a ellos?

 

"El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado.

¡Arrepentíos y creed en el evangelio" (Marcos 1:15)

 

Así que el tipo de avivamiento que estamos buscando, es el que comienza con un verdadero arrepentimiento personal.

 
                                                                                                        VOLVER A RESUMEN  
     
 

4. TESTIMONIOS QUE AVALAN QUE EL AVIVAMIENTO ES PRIMERAMENTE ARREPENTIMIENTO:

 

El pastor Claudio Landero, pionero junto con su hermano Víctor Landero, del avivamiento en Colombia en la década de los '60, cuenta que se reunían en una montaña (Mizpa), cerca de la iglesia, para orar, ayunar y confesar sus pecados. Entonces las personas que venían a buscar ayuda eran sanadas de sus enfermedades, liberadas de demonios, salvadas de su vida de pecado, y cosas extraordinarias ocurrían entre ellos. En su testimonio, Claudio dice:

 

"Comenzamos a leer el libro de los Hechos...

Era tan grande el deseo que teníamos del poder del Espíritu Santo, que fuimos dejando los hábitos malos: la mentira, el odio, el orgullo, la vanagloria, la superioridad.

Los que querían subir a Mizpa, primero tenían que confesar las cosas malas que hacían.

Si intentaban ocultarlas, allí eran puestas al descubierto."

 

Las experiencias de Jonathan Goforth y las cosas extraordinarias que ocurrieron por medio de su ministerio en el avivamiento en la China, a principios del siglo veinte, son muy similares: arrepentimiento y confesión de pecados; empezando por él mismo y por los demás compañeros de misión. Pastores, ancianos y creyentes confesaban públicamente sus pecados. Entonces había gran liberación y reconciliación. Entonces los pecadores sentían convicción de sus propios pecados, y eran salvados de maneras extraordinarias.

 

Y, ¿qué más hemos de decir…? Tiempo nos faltaría para hablar de Rees Howells, El Intercesor, y su experiencia con el arrepentimiento personal y la total rendición a la obra del Espíritu Santo en su vida, durante el avivamiento de Gales (Gran Bretaña), en la primera mitad del siglo veinte. Exactamente la misma experiencia que Paul Yonggi Cho, describe en su libro Oración, la clave del avivamiento, sobre el avivamiento en Corea del Sur en años más recientes. En Alemania, durante la Segunda Guerra Mundial, la hermana Basilea Schlink, afirmaba rotundamente que la llave que ella había encontrado al corazón de Dios, era una vida de arrepentimiento continuo.

 

Queridos hermanos y pastores, Iglesia de Dios: ¡Que el Señor abra nuestros corazones para entender que el verdadero y duradero avivamiento comienza por un sincero arrepentimiento del pueblo de Dios! De esto se tratan las 24 horas que oraremos como iglesia. De esto se trata la oración del 2009.

 
                                                                                                        VOLVER A RESUMEN  
     
 

5. ¿DE QUÉ MANERAS PODEMOS ORAR EN NUESTRO DÍA ELEGIDO?

Oremos por el avivamiento en círculos concéntricos, cada vez mayores: Ora por un avivamiento en tu propia vida, luego en tu propia familia; oremos por un avivamiento en nuestra iglesia local, antes de orar por la Iglesia de Dios en España y antes de orar por la conversión de los españoles. Si los temas que aquí proponemos os ayudan a orar, ¡fabuloso! Pero, tened libertad para hacerlo de la manera que mejor lo entendáis. ¿De acuerdo?

Puedes combinar la oración con el ayuno, para que puedas dedicar más tiempo a la oración. Piensa que el día de oración de tu iglesia en unidad con el cuerpo de Cristo en España es un día muy especial; dale toda la prioridad de tiempo que puedas.

Aunque los creyentes estén orando de diferentes maneras en sus casas en este día, sugerimos que la iglesia esté abierta las 24 horas, y que se organice la oración de tal manera que siempre haya personas orando en la iglesia. Pensamos que es importante que en este día la iglesia celebre un encuentro especial de oración todos juntos como congregación. Algo que sea de mayor duración, intensidad y énfasis que el que suele ser habitual en las reuniones de oración.

Será de provecho dar tiempo a que las personas mediten en los temas que a continuación proponemos, bien sea de antemano en sus casas o juntos en la iglesia. En el encuentro se puede dar tiempo a la oración individual, también a la oración como familia, a la oración en grupos pequeños, y a la oración todos juntos. Este día de oración es solo una puerta abierta en la búsqueda del Señor. Os animamos a hacer el ayuno de 40 Días: ayunar una comida del día durante 40 días, y usar ese tiempo para orar. Los temas son los mismos: Avivamiento en lo personal, familiar, en la iglesia local, y en España.

 
                                                                                                        VOLVER A RESUMEN  
     
 

6. CLAMA POR UN AVIVAMIENTO EN TU PROPIA VIDA:

Individualmente debemos ponernos delante de Dios y responder con honestidad a preguntas como éstas: ¿Cuál es mi verdadero estado espiritual actualmente delante de Dios? ¿Cómo está mi vida de oración y lectura de la Biblia?: ¿Estoy siendo fiel y disciplinado con mi tiempo devocional? ¿Cómo estoy usando mi tiempo?: ¿Dedico más tiempo a ver la televisión que a buscar del Señor y a servirle? ¿En qué áreas de mi vida quiere el Señor trabajar ahora mismo?: ¿Disciplina en el comer, victoria sobre tentaciones sexuales; problemas con la ira, el orgullo, la adicción, la rebeldía, la incredulidad, el chisme, la crítica, el resentimiento? ¿Estoy siendo fiel con mis diezmos y ofrendas, o estoy robando al Señor? ¿Estoy usando los dones que el Señor me ha dado? ¿Qué don debo avivar? ¿Siento que el Señor me pide más compromiso, fe, entrega, obediencia, humildad, sujeción? ¿Qué cosas puedo hacer para servirle; no lo mínimo, sino lo máximo? (Nos inspirará el leer el Salmo 51 y 32.)

Los pastores y los siervos de Dios somos los primeros que debemos ponernos delante del Señor y examinar, además de estas áreas, otras como pueden ser: ¿Estoy rindiendo cuentas a alguien igual o más maduro que yo? ¿Rindo cuentas de mi vida personal y de mi ministerio? Esto es una protección para nuestra vida en el área sexual, de dinero y de orgullo. ¿Cómo están mis prioridades?: ¿Es Dios el primero en mi vida, cuido de mi familia, soy un activista, debo parar y descansar? ¿Por qué hago lo que hago?: ¿Cuáles son las intenciones de mi corazón? ¿Estoy sirviendo al Señor y su reino, o estoy edificando mi propio reino y reconocimiento? ¿Estoy sirviendo al rebaño con humildad, o me estoy enseñoreando y aprovechando de él? ¿Cómo está mi corazón?: ¿Libre de amargura, o necesito perdonar a otros consiervos o a algunas ovejas? ¿Lucho con los celos, la envidia y la amargura? ¿Qué quiere el Señor restaurar en mi vida?: ¿La fe en su llamado en mi vida, el celo por los perdidos, la devoción a la oración y la Palabra para alimentarme yo mismo? ¿Estoy entendiendo claramente el llamamiento de Dios, estoy cumpliendo con él, o estoy distraído en mil y una cosas que no tienen que ver con lo que Dios me ha pedido hacer? ¿Qué significaría para mí vivir en continuo avivamiento? (Nos inspirará leer el profeta Malaquías, Zacarías 3, y Juan 21.)

 
                                                                                                        VOLVER A RESUMEN  
     
 

7. CLAMA POR EL AVIVAMIENTO EN TU FAMILIA:

Medita en estas preguntas, tú solo o con tu esposa y tus hijos: ¿Está nuestro altar familiar en ruinas; cómo podemos repararlo? ¿Debemos arrepentirnos unos delante de los otros por haber descuidado esta obligación sagrada? ¿Qué pasos debemos dar para poder orar juntos y compartir alrededor de la Palabra? ¿Hay algún pecado oculto que deba confesar a mi esposo/a, o a mis hijos, que desbloqueará mi relación con ellos? ¿Hay desorden en nuestras relaciones familiares en asuntos como la fornicación, el adulterio, la adicción, que demandan que tomemos medidas drásticas delante de Dios? ¿Estás viviendo con una mujer con la que no estás casado? ¿Necesitamos pedir consejería espiritual para salir de alguna crisis de la que no podemos salir por nosotros mismos? ¿Hay necesidad de sanidad, perdón, sabiduría para tomar decisiones en unidad? Hoy es un buen día para orar por esto. (Nos inspirará el leer San Lucas 15:11-32, Malaquías 4:6, Isaías 59:21, y los Salmos 127 y 128.)

¿Nos está llamando el Señor a ensanchar nuestra tienda e ir más allá de donde estamos: consagrándonos más, sirviendo más, dando más, aceptando nuevos retos en el ministerio? ¿Nos llama el Señor a ayunar y orar por un miembro de la familia que está apartado, o en crisis? ¡Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces!.

Como pastores y cabezas de nuestro hogar, somos los primeros en humillarnos, confesar y buscar a Dios a favor de, y con nuestras familias: ¿Estoy dando a mi familia la prioridad que Dios me demanda? ¿Soy un ejemplo de humildad, honestidad y amor para mi esposa y mis hijos? ¿Se respira en mi hogar el ambiente de gracia y santidad que debe caracterizar a un hogar que se rige por la oración y la Palabra de Dios? ¿Estoy tomando decisiones escuchando a Dios junto con mi esposa? ¿Estamos sirviendo al Señor "como una piña", o va cada uno por su lado? ¿Estamos creciendo en la gracia y conocimiento del Señor, o estamos estancados?

 
 

                                                                                                      VOLVER A RESUMEN

 
     
 

8. CLAMEMOS POR EL AVIVAMIENTO EN NUESTRA IGLESIA LOCAL:

Hay algunos ejemplos bíblicos de confesión que nos pueden inspirar para confesar nuestros pecados los unos delante de los otros. Por ejemplo, el apóstol Santiago nos dice: "Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados" (Santiago 5:16). También para confesar los pecados de nuestra iglesia nos puede ayudar el leer Daniel 9, Nehemías 9, I Corintios 5 y 6, o 2 Crónicas 7:14.

Los mensajes de Apocalipsis 2 y 3 pueden ayudarnos a entender lo que el Espíritu está diciendo a nuestra iglesia local para el 2009: ¿Qué revelación de Jesucristo necesitamos? ¿En qué cosas nos afirma el Señor—para fortalecer nuestra fe y perseverancia? ¿Qué cosas reprueba el Señor en nuestra iglesia?: ¿Estamos permitiendo en nuestro medio el adulterio, o la fornicación? ¿Ha habido o hay pecado de inmoralidad en nuestra iglesia? ¿Ha habido, o está a punto de haber división? ¿Hay celos, envidias, discordias, críticas, chismes, entre hermanos? ¿Hay mundanalidad y carnalidad en la iglesia: en la manera de vestir, de hablar, de comportarnos?

¿Hay involucramiento en lo oculto, por medio de música, películas, libros, objetos? Hoy es un buen día para hacer una confesión pública y pedir la limpieza del Señor. Podemos traer todo esto al encuentro de oración, y públicamente renunciar a ello y tirarlo. ¿Hemos perdido nuestro primer amor? Hoy es un buen día para pedir por el avivamiento de nuestra iglesia local y buscar restaurar ese primer amor y ese llamado que Dios ha puesto en nuestra congregación.

Queridos hermanos, éste es el llamado de Dios: El avivamiento que es un continuo arrepentimiento en nuestras vidas, familias e iglesia. ¡No nos conformemos con menos!

 
     
                                                                                                       VOLVER A RESUMEN  
     
                                                                                                   VOLVER A ORACIÓN 365  
     
  Publicado en el blog http://www.2009oracionporespana.blogspot.com/  
     
                       
             
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es