.
   

Tratados

 

PALENCIA

 PARA CRISTO

 
. . . .
. . . .
       
 
     
 

BUENAS NOTICIAS

 
     
   

 

"No estamos haciendo bien. Hoy es día de buena nueva, y nosotros callamos; y si esperamos hasta el amanecer, nos alcanzará nuestra maldad. Vamos pues, ahora, entremos y demos la buena nueva... " (2 Reyes 7: 9).

Apreciado amigo:

Las noticias que nos llegan procedentes de casi todas partes son, por lo general, malas noticias. En el momento en que escribo este folleto las noticias que recibimos a diario vienen cargadas de pesimismo y de acciones violentas aquí y allí. Se lucha en Afganistán, Irak; existen las guerras olvidadas por su persistencia en varias partes de África y Asia, terrorismo como el 11 S y 11 M y bombas que revientan provocando desolación en los cuatro puntos cardinales, accidentes de aviación y de tráfico rodado,  se pelean los matrimonios preparando así un futuro incierto para los hijos, hay violaciones, se realizan secuestros, hay promiscuidad en los sexos, se dice que la naturaleza se muere, que estamos matando los ríos con vertidos de esto o aquello, aumentan las perturbaciones en forma de terremotos como el Tsumani en el Índico, inundaciones o sequías, en fin, todo un parte de guerra generalizada. Repito: las noticias que nos llegan a través de los medios de comunicación son, salvadas las excepciones, malas noticias. Para completar el panorama, las grandes potencias no atinan a ponerse de acuerdo en casi nada aumentando nuestra inseguridad y llenando de pesimismo los foros internacionales.

Todo esto es de esperar en un mundo egoísta, amoral y controlado por un materialismo y un egocentrismo exagerado en el que todos, en distintos grados, estamos sumidos.

OPTIMISMO CRISTIANO

Sin embargo, aunque no hay señales visibles de mejoría en el mundo, sino todo lo contrario, los creyentes en Cristo tenemos motivos para ser optimistas, y lo somos.

Tenemos  buenas noticias que ofrecer a un mundo desorientado y asustado por lo que pueda ocurrir. Porque lo que cree y espera el creyente, trasciende las fronteras de lo meramente material, temporal y especulativo.

Hace varios milenios que la Biblia, que es la Palabra de Dios, registra en sus páginas estas escalofriantes palabras: "La maldad de los hombres era mucha en la tierra, y todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal" (Génesis 6: 5). Ante esta depravada actitud, Dios dijo a Noé: "He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos" (Génesis 6: 13).

Esta actitud del hombre, contraria al propósito para el que fue creado, no era exclusiva de aquellos tiempos, hubo otras épocas en las que Dios tuvo que intervenir, para frenar la iniquidad que desarrolló el hombre, como son los casos de Sodoma y Gomorra. A la mente moderna, estos juicios o castigos la escandalizan, pero es, porque no se para a pensar en lo que hubiera llegado a ser el mundo habitado de habérseles permitido continuar en su desenfrenada carrera de disolución. Si la ley justamente aplicada dejara de funcionar en cualquier país, el caos sería total algún día, porque el corazón del hombre está corrompido. Eso es lo que pasaba en aquellos tiempos. Las Sagradas Escrituras lo cuentan así: "Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra" (Génesis 6: 11-12). La ley tiene que aplicarse a los  transgresores recalcitrantes para bien de la comunidad, y Dios ha tenido que hacerlo con absoluta justicia en varias ocasiones.

LA RESPUESTA ES CRISTO

Hace ya mucho tiempo que Jesucristo, el Hijo de Dios, Dios mismo hecho carne, vino a este mundo. El apóstol Pablo, nos

 

dice que vino en el cumplimiento del tiempo; Dios envió a Su Hijo amado a un mundo perdido y necesitado de salvación, de justicia, de amor y comprensión. Lo envió para evitar el castigo, que de otra manera hubiera venido sobre los hombres injustos: "Porque Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios" (1 Pedro 3: 16). Las gentes de Su tiempo, mayoritariamente lo rechazaron, y aunque vieron Su vida de santidad, Sus innegables milagros y Su absoluta entrega al bien de los hombres, no quisieron admitirlo; y después de indecibles vejaciones, lo clavaron en una ignominiosa cruz. Esa actitud, hubiera tenido una cierta "justificación" si sus perseguidores y verdugos hubieran sido irreligiosos, pero no fue así, porque los que hicieron tal iniquidad eran muy religiosos. La envidia los consumía, y esa actitud contagió a las masas inconstantes y volubles que fechas antes lo habían aclamado como "el rey de Israel", cambiando su grito enfervorizado por otro que expresaba lo que hay en el corazón de cada hombre y mujer: "Crucifícalo, crucifícalo".

Pero la buena noticia que los creyentes en Cristo tenemos que dar, es que a pesar de ese rechazo del Hijo de Dios, El, en medio de Su intenso dolor e indescriptible agonía, pidió al Padre Celestial que tuviera compasión de ellos, que los perdonara.

Esta vez Dios no intervino para castigar al hombre como se merecía y como lo hizo con la generación de Noé, con Sodoma y Gomorra y hasta con los mismos ángeles que pecaron, a quienes Dios no perdonó sino que los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio (Ver 2 Pedro cap. 2: 1- 6).

TAMBIÉN PARA TI

Por la muerte de Su Hijo, Dios volvió a mostrar su amor para con los hombres en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros (Romanos 5: 8). Y esta es la buena noticia que tenemos de parte de Dios. Ese es el Evangelio de la Gracia de Dios, la buena nueva del amor de Dios que no merecíamos. Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados.

Los siglos han pasado y ese amor de Dios hacia ti, que lees, sigue inalterable. El mundo de hoy va en la misma dirección que iba cuando Dios tuvo que intervenir en juicio. La Biblia contiene las noticias de mañana. Ella dice que los hombres "irán de mal en peor, engañando y siendo engañados" (2 Timoteo 3: 13); los hijos se rebelan contra sus padres y todos nos rebelamos contra Dios, aparecen falsos profetas por el mundo, tanto en Oriente como en Occidente, que siguen engañando a muchos, hay un evidente desprecio por la vida y las propiedades ajenas, y sobre todo, hemos orillado a Dios y no queremos que El reine por la fe en nuestras vidas. Para justificar la incredulidad se dice que Dios, si existe, es un ser lejano o que nadie lo ha visto. Pero esa excusa y tantas otras como el hombre presenta no impidió que Su justo juicio cayera sobre los inicuos de épocas pasadas, como tampoco habrá excusa que valga  para las naciones e individuos que vivan y mueran despreciando su maravilloso amor.

El texto que encabeza este folleto, aunque limitado a una situación concreta, sirve para el propósito que me mueve a escribirlo. Hoy es día de buena nueva. La buena noticia para ti que lees es que: Dios todavía no te ha pagado conforme a tus pecados (Salmo 103: 10) y ha enviado a Su Hijo amado a buscarte para salvarte y librarte de la ira venidera (1 Tesalonicenses 1: 10). Esta es la buena nueva, que Dios sigue amándote en Cristo y quiere perdonarte y salvarte. No abuses de la paciencia de tu Dios como hicieron multitudes en tiempos pretéritos los cuales pagaron por su osadía. Búscalo, porque el que busca halla. Empieza leyendo las Sagradas Escrituras, mas conocidas como la Biblia. Al hacerlo con un corazón abierto, sincero y liberado de prejuicios, el Espíritu Santo del Señor te hará conocer la Verdad, y la Verdad te hará libre, verdaderamente libre (Juan 10: 32-36).

Estoy seguro que cerca de tu domicilio hay una Iglesia Cristiana Evangélica. Si tienes interés en estas cuestiones tan vitales para el hombre en general, y para ti en particular, y si quieres conocer un poco mas, visítala. Nos ofrecemos para ayudarte altruistamente. Tenemos literatura gratis para ti y si lo prefieres, te podemos facilitar un sencillo curso bíblico por correspondencia sin costo alguno. Ponte en contacto con nosotros escríbenos o visítanos en la dirección que  figura al pie de la página. La Buena Nueva también es para ti.

   
     
.                                                                                                                                                                GOSPEL PRINTING MISSION 0311  
 
       
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es