.
   

Tratados

 

PALENCIA

 PARA CRISTO

 
. . . .
. . . .
       
 
         
   

EL REGALO DE DIOS

   
         
   

¿Después de la muerte, qué? Este es el mayor interrogante de toda la humanidad. Porque, desde luego, de una cosa podemos estar bien seguros: los que ahora vivimos, vamos a morir.

La esperanza de muchos es ir al cielo por ser religiosos o hacer buenas obras. Otros prefieren no pensar en esto, diciendo que no hay nada tras la muerte. En general, nadie tiene certeza en cuanto al mas allá.

Pero la Biblia (la Palabra de Dios) sí tiene una respuesta clara y definitiva que ofrecer al hombre. La Biblia enseña cómo tener la seguridad de la vida eterna, es decir, una vida abundante ahora y la certeza de ir al cielo al morir.

Presta atención a lo que Dios te dice por medio de Su Palabra:

        En primer lugar debes saber que

   
         
           EL CIELO ES UN REGALO    
         
   

La Biblia dice que:

“La dádiva (regalo) de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6: 23).

Una paga es algo que ganamos con nuestro trabajo, pero una dádiva es, por naturaleza, algo gratuito. Por eso

 

   
         
           NO PUEDES HACER NADA PARA GANAR O MERECER EL CIELO    
         
   

La Biblia dice:

“Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe” (Efesios 2: 8-9)

Si un familiar o amigo te hiciese un regalo, y tu le ofrecieres algún dinero para ayudarle a pagarlo, ¿no será un insulto?.

Aunque quisieras pagar por tu salvación, no podrías; no tendrás los méritos suficientes, porque

   
         
           EL HOMBRE ES PECADOR POR NATURALEZA    
         
   

La Biblia dice:

“todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:10)

Aunque pienses que tu conducta es bastante aceptable, la Biblia dice que

“cualquiera que guarda toda la ley, pero ofende en un punto, se hace culpable de todos” (Santiago 2:10)

No solo es tu conducta inaceptable para Dios, sino que, además

 

   
         
           NO PUEDES HACER NADA PARA SALVARTE A TI MISMO    
         
   

La Biblia dice que Dios

“nos salvó no por obras de justicia que hubiéramos hecho, sino por su misericordia” (Tito 3:5)

Si pudieras salvarte mediante buenas obras, no necesitarías la misericordia de Dios. Pero la realidad es que todos necesitamos que Él se apiade de nosotros, porque, por naturaleza, todos estamos bajo la maldición de Dios.

   
         
   

La Biblia dice:

“Maldito todo aquel que no PERMANEZCA en TODAS las cosas escritas en el libro de la ley para hacerlas” (Gálatas 3:10)

¿Has guardado permanentemente todos los mandamientos de la ley de Dios? ¿Cómo se explica que Dios pueda ofrecernos la vida eterna, sin haber hecho nada para merecerlo?. La respuesta es sencilla: 

 

   
         
           DIOS ES MISERICORDIOSO Y AMANTE    
         
   

La Biblia dice:

“Misericordioso y clemente es el SEÑOR, lento para la ira y grande en misericordia” (Salmos 103:8); y “Dios es amor” (1 Juan 4:8).

Pero no por eso Dios va a salvar, sin mas, a todo el mundo, porque también

   
         
           DIOS ES SANTO Y JUSTO    
         
   

La Biblia dice que:

“Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en Él” (1 Juan 1:5)

La santidad de Dios no puede pasar por alto nuestro pecado o aceptarnos tal y como somos. Por el contrario, El debe castigar nuestro pecado para satisfacer Su justicia. ¿Cómo puede Dios, entonces, ser misericordioso y justo al mismo tiempo? La respuesta es: por medio e Jesucristo.

   
         
           DIOS SE HIZO HOMBRE EN JESUCRISTO    
         
   

La Biblia dice que Jesús:

“siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a si mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres” (Filipenses 2: 6-7).

Dios se hizo hombre para poder morir.

   
         
           JESÚS MURIÓ PARA QUITAR EL PECADO Y SU CASTIGO    
         
   

La Biblia dice que Jesús:

“llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados” (1 Pedro 2:24).

   
         
   

Al morir, Jesús pagó las demandas de la justicia de Dios, de modo que ahora Él puede ser misericordioso con el pecador, sin dejar de ser justo. Pero Jesús no sólo murió, sino que también resucitó, y ahora vive para ofrecernos el cielo que Él ha ganado para nosotros como un regalo. Para recibirlo, sin embargo, son necesarias dos cosas: 

 
   
         
           PRIMERO, DEBES ARREPENTIRTE    
         
   

Es decir, tienes que admitir delante de Dios que eres pecador. La Biblia dice:

“Deje el impío su camino y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase al Señor, el cual tendrá de el misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar” (Isaías 55:7).

Volvernos implica no solamente dejar una dirección (la del pecado), sino seguir otra (la de la fe). Por eso,

   
         
           SEGUNDO, DEBES CREER EN JESÚS    
         
   

Es decir, confiar personalmente en que Cristo murió para salvarte. La Biblia dice:

“De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Creer en Jesús implica que abandones toda confianza en ti mismo, o en tus méritos o en tu religión para salvarte, y confiar única y exclusivamente en Su sacrificio.

Cuando te arrepientes y crees, Dios te da:

 
   
         
           CERTEZA EN CUANTO A LA SALVACIÓN    
         
   

La Biblia dice:

“Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1)

Si Cristo ha muerto por ti, tu ya no tienes nada que pagar. Él pagó todo al morir en la cruz. Pero además, cuando te arrepientes y crees, Dios te da:

   
         
           LA SEGURIDAD DE QUE DIOS GUARDAR TU SALVACIÓN    
         
   

La Biblia dice que:

“ni la muerte, ni la vida, ni ángeles ni principados ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Romanos 8:38-39).

¿Has comprendido el mensaje de salvación que te presenta la Biblia?

¿Deseas recibir el perdón de tus pecados y la vida eterna?

¿Estás dispuesto a arrepentirte de todos tus pecados y confiar únicamente en Cristo para tu salvación?

Si tu respuesta a estas tres preguntas es “si”, entonces solo necesitas

   
         
           COMPROMETERTE CON CRISTO    
         
   

Es decir, reconocer tu pecado delante de Dios y recibir a Cristo como tu Salvador y Señor.

La Biblia dice que:

   
         
   

“si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9)

Si de verdad te has comprometido con Cristo, puedes tener la seguridad de poseer, desde ahora mismo, vida eterna. Jesús promete:

“El que cree en mi, tiene vida eterna” (Juan 6: 47).

 

   
         
. .                                                                                                                                                            GOSPEL PRINTING MISSION 0306 .  
 
       
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es