.
   

Tratados

 

PALENCIA

 PARA CRISTO

 
. . . .
. . . .
       
 
     
 

MOISÉS Y LA ZARZA ARDIENDO

 
     
     
     
 

 
     
     
     
   

Un día mientras Moisés cuidaba las ovejas de su suegro, Jetro, miró a un lado y vio una zarza que ardía.

Muy sorprendido Moisés se dio cuenta de que aquel matorral no se consumía a pesar de estar cubierto de llamas.

Para asegurarse de que lo que veía era cierto, se acercó para ver mejor aquella cosa tan extraña y, al mismo tiempo, tan maravillosa que sus ojos estaban contemplando.

.Cuando llegó cerca de la zarza que ardía, Dios el Señor habló y le dijo que lo enviaría a Egipto para liberar a su pueblo que vivía en aquel país como esclavo.

Pero Moisés temía que los israelitas no creyeran en él, así que Dios, para darle confianza, le concedió dos poderosas señales para demostrar al pueblo esclavo que El lo había enviado.

Le dijo que arrojara su vara al suelo, y cuando lo hizo, la vara se Moisés se convirtió en una serpiente. Después Dios hizo que la serpiente se volviera de nuevo una vara.

.Luego hizo que la mano de Moisés se volviera leprosa, y al contraer esa enfermedad   se   le  puso   muy   blanca.

 

Después hizo que la enfermedad de la lepra desapareciera de su mano volviendo a su color normal.

A pesar de estas dos señales Moisés tenía miedo de ir y hablar al pueblo, y para excusarse le dijo a Dios que él no podía hablar bien.

El Señor no estaba contento con esta manera de comportarse porque El sabía que Moisés no confiaba en el. Pero Dios dijo que Aarón su hermano hablaría por él.

De esta manera Moisés y Aarón fueron a visitar al rey de Egipto para decirle las palabras que Dios quería que Faraón oyese; y por medio de estas y otras maravillosas señales, Dios liberó a su pueblo y lo salvó de la esclavitud de Egipto.

De la misma manera Dios quiere también salvar a todos los niños del mundo de la esclavitud del pecado. Para hacerlo, El no ha enviado a Moisés, ni a San Pedro, ni a ningún otro hombre. Sino que ha enviado al Señor Jesucristo su propio hijo. Cuando el Señor vino al mundo habló las palabras de Dios y decía que había venido para dar libertad y vida eterna. Por esa causa murió en la cruz del Calvario. Y ahora todos podemos salvarnos y vivir siempre con El si aceptamos lo que El hizo, porque lo hizo para nuestro bien y salvación eterna.

   
     
.                                                                                                                                                                GOSPEL PRINTING MISSION 0381  
 
       
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es