.
   

Tratados

 

PALENCIA

 PARA CRISTO

 
. . . .
. . . .
       
 
     
 

PEDRITO Y EL TREN

 
     
   

 

Pedrito vivía en el campo y cada mañana, antes de irse a la escuela iba hasta el fondo de su huerto para mirar el tren expreso que pasaba en dirección a la próxima ciudad.

Una mañana de invierno, Pedro fue como de costumbre a mirar el tren. Sin embargo, esa mañana casi le dio un ataque, porque cuando llegó a su observatorio vio una enorme roca en la vía férrea. Debió haber caído desde la ladera del cerro durante la tormenta de la noche anterior. Nadie lo sabía, solamente el. Bien se daba cuenta de lo que ocurriría cuando viniera el tren. A cualquier costo tendría que avisarle al conductor del tren o habría un grave accidente.

Pedro se puso a correr y entonces oyó el ruido del tren a la distancia. Dos minutos mas tarde ya podía ver el tren y comenzó a hacerle señas con las manos y a gritar a todo pulmón: “¡PARE! ¡PARE!”

De pronto Pedro comprendió que el conductor   podría   pensar  que   el  solo

 

estaba jugando junto a la vía, pues el tren seguía sin disminuir su velocidad. Como un relámpago le vino una idea: era lo único que podía hacer. Iba a arriesgar su vida para salvar a todos los que venían en el tren. En un abrir de ojos estuvo en medio de la vía, sabiendo que el tren tendría que parar.

Instantáneamente oyó el sonido de los frenos y el se cubrió la cara con sus manos sin saber si el tren alcanzaría a detenerse.

Un momento después se hizo el silencio. El tren se había detenido a unas pocas pulgadas de donde Pedrido estaba acuclillado entre los rieles. El conductor descendió y cuando vio la roca que había caído del cerro sobre la vía, comprendió lo que había ocurrido. El niño había arriesgado su vida para salvar a cientos de personas que viajaban en aquel tren. Pedrito no estaba muerto, pero había arriesgado su vida por los demás. El Señor Jesucristo no solamente arriesgó su vida, sino que la dio en la cruz, lugar en que murió por ti.

Así como todos los que viajaban en el tren estuvieron en grave peligro, nosotros también estábamos en peligro a causa de nuestros pecados y Jesús dio su vida para salvarnos de las consecuencias del pecado. ¿Le has dado gracias a Jesús por todo el amor que te ha mostrado? Si le das gracias y le aceptas en tu corazón serás salvo.

La Biblia dice: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en El cree no se pierda mas tenga vida eterna”. (S. Juan 3: 16)

   
     
                                                                                                                                                         GOSPEL PRINTING MISSION 0388  
 
       
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es