.
   

Tratados

 

PALENCIA

 PARA CRISTO

 
. . . .
. . . .
       
 
     
 

UNA HISTORIA VERDADERA

 
     
   

Me lamo Andy Acamond. Nací en un pueblito de la costa este de Inglaterra, en una familia de cinco hijos, así que tengo dos hermanos y dos hermanas. Mi padre es español y mi madre inglesa.

Desde pequeño he tenido poca disciplina y pronto tuve problemas con la justicia. A la edad de catorce años me enviaron a un reformatorio por andar en moto sin tener la edad mínima. A la edad de quince años fui detenido por la misma falta y me enviaron a una escuela para jóvenes rebeldes por un periodo de uno a tres años. Allí aprendí a defenderme pues los mas mayores nos trataban a empujones, así fui como me convertí en un peleón. Después de diecinueve meses me soltaron.

Pronto me vi en la corte otra vez, ahora por robo a mano armada, y esta vez me enviaron a un centro de detención de menores por tres meses. De allí salí muy endurecido y continué con mi vida de criminal. No me importaba mentir, hacer trampas o robar; cualquier cosa para conseguir lo que quería.

En 1968 me casé con Janet, por lo civil solamente. Tuvimos un hijo, mi esposa quería bautizarlo, pero yo me opuse pues yo no iba a la iglesia para nada. Mi vida seguía igual. Por entonces trabajaba de vigilante en un club, ya sabes, para echar a los indeseables a la calle, y en mis ratos libres hacía tatuajes, y mi vida de pecado continuaba.

Mi esposa quería otro bebé y los años pasaban sin ese fruto, pero después de diecisiete años, en julio de 1985, tuvimos una niña; mi esposa quería bautizarla y esto causó mucha discusión entre los dos, pero al final accedí.

Por aquel entonces estaba yo construyendo una lancha motora y por ello pasaba mucho tiempo en el dique. Cuando yo estaba por allí, los hombres cerraban las puertas para que las mujeres no pudieran oír mi vocabulario obsceno. Un día estaba yo haciendo un comentario sobre el deseo de mi esposa de bautizar al bebé cuando este hombre se me acercó y me invitó a visitar su iglesia, me dijo que ellos no bautizaban bebés, sino que los dedicaban a Dios.

Fuimos un domingo por ver, pero resultamos yendo casi todos los domingos desde entonces. En el mismo día en que nuestra hija cumplía su primer añito, fue dedicada al Señor. Seguimos asistiendo todos los domingos,   y   yo   sabía  que el Señor

 

Jesús había comenzado una obra en mi corazón. Sabía que tenía que arrepentirme por mis muchos pecados, pero no sabía como hacerlo. Poco a poco con el paso de las semanas, llegué a darme cuenta de lo que era el evangelio que estaba escuchando, Dios había enviado a su Hijo Jesús para morir por MIS pecados y que yo tenía que pedirle que me perdonase, que tomase control de mi vida y me salvara. Fue un domingo en el mes de noviembre de 1986 que imploré la misericordia de Dios y le pedí que me perdonase y me salvase.

A partir de entonces mi vida cambió. Ya no podía usar el mismo tipo de vocabulario o hacer las cosas que antes solía hacer. Poco después dejé de hacer tatuajes, pues sabía que eso no era lo que Dios quería que yo hiciese. La Biblia dice: "si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron eh aquí todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5: 17).

Ahora vivo diariamente para mi Señor y Salvador, quien sufrió y murió en mi lugar para que mis pecados pudieran ser perdonados y pudiera yo recibir la vida eterna. En el evangelio según San Juan Cap. 14 verso 3, Jesús dice: "Y si me fuere y os preparare un lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mi mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis."

Todos los que desean ir al cielo para estar con Dios han de “nacer de nuevo”. Jesús enseñó acerca del cielo y dijo: "En la casa de mi Padre muchas moradas hay" y también dijo: "Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por mi". (Juan 14: 2,6).  "El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios". (Juan 3:3).

Jesús dijo que el es el único camino a Dios el Padre y el nuevo nacimiento es el único camino al cielo. ¿Qué quiso decir con esto? El se refería a un nacimiento espiritual, que se realiza cuando una persona le confiesa sus pecados a Jesús y reacepta como su salvador.

"A todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales ... son ... engendrados de Dios" (Juan 1: 12.13). Simplemente significa que si tu quieres ir al cielo debes de hacerte un hijo de Dios creyendo en Jesucristo.

Para todos aquellos que no han nacido de nuevo, les espera la segunda muerte que es la separación eterna de Dios en el lago de fuego eterno, pero para los que han nacido de nuevo, les espera una eternidad con su Señor en la gloria.

¿Cuál de estos dos estados prefieres?

Espero que esta breve oración te ayude a nacer de nuevo.

Si de verdad te has arrepentido de tus pecados y si eres sincero, repite esta oración “Señor Jesús, creo que tu moriste por mi. Yo se que soy pecador. Por favor toma control de mi vida, perdona mis pecados y sálvame. Amén.”

   
                                                                                      
                                                                                                                                                                 GOSPEL PRINTING MISSION 0305  
 
       
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es