.
   

Tratados

 

PALENCIA

 PARA CRISTO

 
. . . .
. . . .
       
 
     
 

TODO NO ES RELATIVO

 
     
   

TODO NO ES RELATIVO   

“En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”  (Hechos  4:12) 

No se si te hallaras entre ellos, pero he escrito este folleto teniendo en mente a los que practican alguna forma de religión, sea ésta, mayoritaria o no. La frase que lo encabeza, dicha por el apóstol Pedro ante las autoridades judías con tanto arrojo y valentía, sintetiza una gran e inmutable verdad, que no puede cambiar ni modificarse con el paso del tiempo; porque no todo es relativo. La verdad expresada en el texto, solo y únicamente la ha defendido y proclamado, desde sus orígenes, el Cristianismo bíblico; el que no ha sido adulterado con el correr del tiempo. Existen otros “cristianos”, que con el transcurso de los siglos, e incluso de los años, han cambiando tanto, que muy poco se parecen a aquel  que estableció su Fundador.

Sin tener en cuenta; si tu personalmente practicas el de Roma, el Brooklyn, el de Utah o cualquier otro, quiero informarte con brevedad, y exhortarte a seguir leyendo, del verdadero Cristianismo que necesitas distinguir.

Las palabras que dan comienzo al pasaje bíblico citado mas arriba, son incluyentes y excluyentes. No dejan resquicio alguno para la duda, la discusión o la negación razonada de la verdad que proclama. Tampoco da pie a que se haga con el un juego de palabras para, al final, negar lo innegable de su verdad, como tantas veces se ha hecho con tantas otras cosas. Son incluyentes porque en ellas Alguien destaca como único; y excluyentes porque descartan a cualquier otro. Por favor, siga leyendo.

La salvación mencionada en el no es de una enfermedad, ni de un peligro, ni incluso de la muerte física por la que tu y yo tenemos que pasar tarde o temprano. Esta salvación tiene que ver con el destino final y último de todos nosotros, y solo puede venir de arriba: de Dios. El hecho de que haya necesidad de salvación, implica que hay perdición en el mundo. O más personalmente: que existe la posibilidad de que tu mismo estés perdido, si el cristianismo en el que has depositado tu confianza para tu salvación se aparta del proclamado por el apóstol Pedro en el texto que comento. Dicho esto, huelga aclararlo más. Lo que si necesita aclaración es saber quien es el que puede salvarte del juicio de Dios, que como pecador mereces y al que estas expuesto; porque  “está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27). El texto que estoy comentando tiene la respuesta enfática: “En ningún otro hay salvación”. ¿A quien se refiere el apóstol?  Leyendo el pasaje completo, queda claro, que se refiere a Jesucristo.  No me vengas ahora con que tu ya crees en Jesucristo,  y que por lo tanto eso no va contigo. Repito aquí que esta verdad solo ha creído y proclamado siempre  el   Cristianismo bíblico.  ¿Qué cómo te lo demuestro? Pues mira. Te lo demuestro porque las religiones llamadas cristianas, antiguas o  modernas,  que se ha  alejado   de la  enseñanza   de   la    Palabra    de   Dios

 

(la Biblia), quitando o añadiendo a su contenido, han tenido que echar mano a la fabricación de objetos que les sirvieran de mediadores. A este respecto no me queda otra alternativa que citarte otro pasaje bíblico, que descarta el concurso de esos mediadores fabricados por los hombres. Escucha: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a si mismo en rescate por todos” (1 Timoteo 2: 5-6). Otros han confiado en las llamadas obras buenas pensando que ellas, mezcladas con la simpatía o comprensión de Dios, salvan. Y todavía otros han depositado su futuro eterno en las manos de hombres; que se han autoproclamado profetas, de tal suerte que sus palabras y decisiones son tenidas por sus seguidores como oráculos divinos, y por lo tanto vinculantes. Y podía seguir presentándote otros ejemplos; pero no quiero; lo que quiero comunicarte es, que si tu te encuentras entre unos u otros, estás nadando contra corriente; te cansarás en el esfuerzo y al final te ahogarás en las profundas aguas de la incertidumbre y la desesperanza. El texto dice que: “En ningún otro hay salvación”. Esto lo excluye todo y a todos. El único que te puede salvar es Jesucristo. Tu no puedes hacerlo por ti mismo, porque tu mismo estás perdido. Tus pecados te han separado de Dios. Tu director espiritual, si lo tienes, no puede salvarte por mucho que el hombre lo intente con su celo por ayudarte, porque el es tan pecador y está tan necesitado como lo estás tu. El “profeta que hayas elegido tampoco puede hacer nada por ti, pues el ha nacido en pecado como los demás y necesita ser salvo. El único nombre válido bajo el cielo que puede salvarte es Jesucristo”. Pedro el apóstol así lo reconoció; Juan el evangelista hizo otro tanto diciendo: “Estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” (Evang. de San Juan 20: 31); el gran apóstol Pablo hizo esta contundente declaración: “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores” (1 Timoteo 1: 15).

Yo lo tengo claro, querido amigo. Para mi “en ningún otro hay salvación” yo no pondría jamás mi futuro eterno en las manos de ningún hombre, porque en ninguno de ellos hay salvación. En tiempos pretéritos lo hice; hasta que por la gracia de Dios llegué al maravilloso descubrimiento de que no hay salvación posible en ningún otro. La salvación es prerrogativa de Jesucristo. El fue el que murió en la cruz por tu culpa y la mía; El ocupó en ella el lugar que tu y yo debíamos haber ocupado; fue El, el que derramó su inocente sangre por ti y por mi; y es natural que Pedro dijera para conocimiento de los que le oyeron, así como en las futuras generaciones, que “en ningún otro hay salvación”. No se trata de Jesucristo y otro. Se trata solo de Jesucristo.

Bien amigo: quiero darte gracias por haber leído esto hasta el final. Antes de decirte “adiós”, porque es posible que nunca mas nos veamos, permíteme que te haga estas dos preguntas: ¿has participado tu personalmente de esa verdad que ha permanecido inalterable e inamovible durante casi dos milenios? ¿es Jesucristo para ti tu único salvador? Si nadie antes te ha dicho que en ningún otro, que no sea el Señor hay salvación; ya lo sabes.

Ignoro si estás de acuerdo con esto, o no. De cualquier modo ya sea que lo estés o no, quiero ofrecerte la oportunidad y el derecho legítimo que tienes, de expresarlo. Si lo has leído y te ha llamado la atención, o si disientes de su contenido, me gustaría saberlo. Te invito a que me escribas a la dirección del pie de página, o visites para hablar sobre el tema. Y si quieres te puedo enviar un curso bíblico por correspondencia completamente gratis basado en el evangelio de Juan.

   
     
.                                                                                                                                                                GOSPEL PRINTING MISSION 0308  
 
       
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es