Tratados

PALENCIA

 PARA CRISTO 

 
                                         Iglesias evangélicas en Palencia

              
 
 

 

 
 

¿QUÉ ES SER CRISTIANO?

 
     
   

 

pensó por un momento que debería de nacer de nuevo como bebé pero Jesús le explicó que al igual que el había recibido la vida natural al nacer como un bebé, así también necesitaba recibir la vida eterna, una naturaleza divina si quería ir al cielo.

El cristiano es aquella persona que ha recibido esta nueva vida. Es una vida eterna, es decir, no solo durará para siempre sino que la vivirá con Dios (siendo pues esta vida de una calidad superior a la simple vida humana). Esta vida es gratuita para todo aquel que cree en Jesús y le ha recibido como su Señor y Salvador. “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida”. (Juan 3: 36).

El cristiano ha recibido al Señor Jesús como su Señor y Salvador, y recibiéndole a El, ha recibido esta nueva vida.

UNA NUEVA CRIATURA

Cuando una persona llega a ser cristiana todo se transforma. La Biblia nos dice que la persona que recibe a Jesucristo es una nueva criatura “si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. (2ª Corintios 5: 17).

Su vida debe, desde ahora, ser distinta. Uno no puede convertirse a Cristo y seguir viviendo como lo hacía anteriormente. ¿En qué aspectos debe cambiar la vida del cristiano?.

EL CRISTIANO DEBE DESECHAR LAS COSAS MALAS

Decíamos al principio que, aunque el cristiano recibe una nueva vida (o una nueva naturaleza), la naturaleza antigua permanece todavía, de manera que, aun siente el deseo de vivir para su propio agrado. Debe de aprender a no ceder a estos deseos, sino que debe de alimentar su nueva naturaleza. La manera de hacerlo es dejar decididamente a un lado las cosas malas que antes le agradaban: por ejemplo, inmoralidad, pasiones desordenadas, codicia, ira, odio, mentira y cosas como estas. De la misma manera que uno se quita la ropa sucia y vieja, así debe de abandonar estas cosas.

EL CRISTIANO SE REVISTE DE COSAS BUENAS

Siguiendo lo que decíamos sobre quitarse la ropa sucia, de la misma manera se ha de vestir de nuevo con ropas limpias. Es decir, debemos de hacer todo aquello que es bueno y que nos hará mas y mas semejantes a Jesucristo.

EL HIJO QUE SE ARREPINTIÓ

El Señor Jesús contó la historia de un joven que dejó la casa de su padre para seguir su propio camino y hacer lo que el deseaba (puede leer la historia completa en el evangelio según San Lucas capítulo 15, versos del 11 al 32). Se juntó con gente de mala reputación y pronto perdió todo su dinero. El único trabajo que pudo lograr fue apacentando cerdos. Empezó a reflexionar al ver su situación y se acordó de la preciosa casa que abandonó, con todas sus comodidades y de su padre que tanto le amaba. Qué contraste con el lugar donde está y con el olor de los cerdos todos los días. Asimismo cuando miró sus ropas y se acordó de la elegancia que había experimentado anteriormente, pensó cuan locamente había actuado.

El joven tomó la decisión de regresar a casa y pedir perdón a su padre. Su padre le perdonó gustosamente. En realidad, el padre había estado anhelando el regreso de su hijo. Salió a recibirle con un abrazo, ordenó a los sirviente que le prepararan ropa limpia, la mejor, e hizo una gran fiesta.

El cristiano es una persona que ha regresado a su Padre celestial y cuyos pecados han sido perdonados. Dios le ha quitado sus ropas viejas y sucias y le ha vestido con las mejores ropas. En otra parte de la Biblia se nos dice que el cristiano ha sido vestido con la justicia de Cristo, esto significa que las virtudes de Cristo son dadas al cristiano. Por lo tanto debe, desde ahora, vivir de acuerdo a esta nueva vida, la vida de Jesús. El cristiano debe ser amable, sincero, gentil, paciente, etc. Debe de estar dispuesto a ayudar y perdonar a los demás. Sobre todo debe de amar a los otros como Dios le ha amado a el.

Esto no será fácil y cometerá muchos errores, pero Dios estará a su lado para ayudarle. Aunque falle de vez en cuando, esto no significa que deja de ser cristiano. Esto es lo que Satanás, el gran enemigo del cristiano, le insinuará, el cristiano no debe de prestar atención a tales mentiras. Dios está dispuesto a perdonarle otra vez porque el Señor Jesús murió en la cruz por el. Después de haber pecado, el cristiano debe de pedir perdón y proseguir en su vida cristiana con un corazón puro y gozando de la comunión con Dios.

Pero de ninguna manera esto significa que el cristiano pueda vivir una vida despreocupada. Aún cuando Dios está dispuesto a perdonarle, el cristiano sentirá cada caída profundamente y pondrá todo su empeño para no caer de nuevo. He aquí algunas maneras para fortalecerse.

1 Debe de llenar su mente con la palabra de Dios (La Biblia). La tentación empieza en la mente. Cuando mas tiempo permitamos que nuestra mente se ocupe en esas cosas, mas difícil será resistir la tentación. Podemos evitar que nuestra mente se llene de malos pensamientos llenándola de buenos pensamientos. Lograremos esto leyendo y meditando la Biblia. Puede que a veces no comprendamos lo que leemos, pero esto no debe de preocuparnos; veremos que a medida que vamos leyendo la Biblia y meditando en ella, nos vamos fortaleciendo para así resistir mejor la tentación cuando nos llegue.

El Señor Jesús venció al diablo cuando este le tentó. ¿Cómo le venció? Cada vez que el Señor fue tentado, Jesús respondió: “Escrito está ... “ y siguió citando las palabras que están escritas en la Biblia. El cristiano también debe de saber usar bien la Biblia, para así resolver cualquier problema. Esto le ayudará a mantener y alimentar su nueva vida.

2 Otra forma que el cristiano tiene para fortalecerse es la de ocupar su tiempo trabajando para el Señor. Si estamos ociosos podemos tener la certeza de que el diablo buscará algunas cosas para entretenernos y pronto descubriremos cuán desagradable es trabajar para el.

El cristiano debe de buscar formas en las cuales pueda trabajar para el Señor. Habrá veces que uno se siente cansado y quiera tirar la toalla, pero no permitamos que la pereza nos venza. Debemos de ser fieles en aquello que el Señor nos de para hacer. Puede que sea hablar a otros acerca del Señor, puede que sea enseñar historias bíblicas a niños. Puede que no tengas este llamado, pero en cualquier caso, un cristiano siempre puede vivir como Jesús vivió y así enseñar a otros acerca del amor de Dios de una forma práctica. Esta probablemente es la mejor manera de servir al Señor, porque a menos que nuestras vidas estén cambiadas, y se vea, las personas a nuestro alrededor no van a escuchar lo que tenemos que decirles.

Un cristiano, entonces, es una persona que ha recibido al Señor Jesús como su salvador personal y ha recibido una nueva vida. Debe dejar a un lado las cosas malas que una vez disfrutó y llenar su vida con cosas buenas. Dios le ayudará a hacer esto, pero el mismo puede poner su parte, leyendo y meditando la Biblia y trabajando para el Señor.

Dios estará siempre a su lado y a través de la oración el cristiano siempre puede estar en comunicación con Dios. Debe de buscar la compañía de otros cristianos asistiendo a la iglesia y fomentando sus amistades con aquellos que también aman a Dios como el.

El cristiano debe de alimentar y mantener su nueva vida y resistir y abandonar su vieja naturaleza. El tiene una ayuda divina, el Espíritu Santo, por medio de el, puede el cristiano vivir esta vida nueva y victoriosa.

   

 

¿Qué es ser cristiano?

Es sorprendente cuantas respuestas diferentes se dan a estas preguntas, y es por eso que consideramos importantísimo consultar las SAGRADAS ESCRITURAS, la BIBLIA, para llegar a saber quien es un cristiano.

No somos nosotros quienes tomamos la iniciativa

Una persona no llega a ser cristiana simplemente por desearlo o decidirse a ser un hijo de Dios.  La Biblia nos dice que es Dios quien nos busca primero y pone en nuestro corazón el deseo de buscarle a El, “no que nosotros hayamos amados a Dios, sino que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación (sacrificio) por nuestros pecados”. (1ª Juan 4:10). ¿ Quiere usted ser cristiano? O quizás ya lo sea, en cuyo caso dele gracias a Dios pues es El quien ha puesto este deseo de amarle en su corazón.

No por seguir las enseñanzas de Jesús

Otra cosa sorprende que nos enseña  la Biblia es que no llegamos a ser cristianos por tratar de hacer lo que Jesús enseñó. Naturalmente, siendo cristianos, tendremos el deseo de seguir al Señor Jesús y de hacer las cosas que a El le agradan.  Pero, las hacemos porque SOMOS cristianos, y no para llegar a ser cristianos.

No por ir a la iglesia

De la misma manera, cuando somos hijos de Dios nos agrada ir a  su casa y reunirnos con otros cristianos para adorar a Dios todos juntos, pero el hecho de ir a la iglesia no nos hace cristianos.  Incluso podemos participar de los sacramentos sin ser cristianos. Esto sorprende a muchas personas que piensan que recibir los sacramentos, dar dinero a Dios y hacer buenas obras, los hace buenos cristianos.  Pero, esto no es lo que la Biblia enseña.

Si somos cristianos, desearemos mostrar a los demás que somos  hijos de Dios y una manera de hacerlo es nuestro bautismo.  El ser bautizados no nos convierte en cristianos, sino que de esa manera demostramos que somos salvos.  Es la expresión de que hemos  recibido a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador.  Es la forma de expresar que nos hemos unido al “cuerpo de Cristo”,  que es su iglesia.  Es la expresión de que hemos sido limpiados de nuestros pecados, y  que nuestra vida anterior está muerta; que ha sido enterrada junto con el Señor Jesucristo, y como El resucitó, nosotros hemos resucitado con El a una nueva vida.  El bautismo es la Expresión de todo esto.  EL BAUTISMO NO NOS HACE CRISTIANOS,  es solamente un símbolo de que somos hijos de Dios.

No llegamos a ser cristianos participando de la Santa Cena o Comunión.  Tomamos  la Santa Cena para recordar todo lo que el Señor Jesús hizo por nosotros, muriendo en nuestro lugar en la cruz  del Calvario, y resucitando al tercer día.  Al tomar la Santa Cena mostramos nuestra gratitud y amor por El.  Pero, LA SANTA CENA NO NOS SALVA.

Cuando damos de nuestro dinero a Dios, lo hacemos para demostrar nuestro amor.  Estamos tan agradecidos a Dios por todo lo que ha hecho por nosotros, que gustosamente le devolvemos algo de lo mucho que El nos ha dado.  Pero, DAR DINERO A DIOS NO NOS SALVA.

No por leer la Biblia u orar

La Biblia también nos enseña, que no llegamos a ser cristianos leyendo las Sagradas Escrituras, ni tampoco orando.  Es muy importante que practiquemos todo esto.  Debemos de leer la Biblia y aprender a orar, si queremos llegar a ser cristianos maduros, pero esto no nos salva de nuestro pecados.  Primero debemos de ser cristianos y después comenzar a crecer en nuestra vida cristiana.

Si ninguna de estas cosas nos hace cristianos, ¿CÓMO SE LLEGA ENTONCES A SER CRISTIANO?

La Biblia nos enseña como llegar a ser cristiano.

1 Debemos de reconocer nuestro estado pecaminoso, es decir, que hemos actuado mal por nuestra propia voluntad y hemos seguido nuestros caminos en lugar de los de Dios “Por cuanto TODOS  pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”.  (Romanos 3: 23).

El cristiano llega a entender esto tal y como Dios lo revela en su palabra.

2 Debemos de arrepentirnos sinceramente de nuestros pecados y alejarnos de ellos con la ayuda de Dios.  Después de que el Apóstol Pedro hubo predicado a la gente en Jerusalén, muchos se dieron cuenta de que habían pecado contra Dios,  y angustiados le preguntaron:  “¿Qué haremos? Pedro les dijo:  arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” ( Hechos 2: 37,38). 

Un cristiano es la persona que se vuelve a Dios de la manera que acabamos de ver, tal como lo dice la Biblia.

3 Uno debe de comprender que debería ser castigado por el pecado que ha cometido, pero que el Señor Jesús fue castigado en su lugar. En la cruz, el Señor Jesús, a pesar de que fue el único hombre justo, murió por nosotros, los injustos, para así llevarnos a Dios. “Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. (Romanos 5: 8). Por su muerte hemos sido nosotros reconciliados con Dios. El verdadero cristiano puede decir: “El me amó y se entregó a si mismo por mi”. (Gálatas 2: 20).

Creyendo esto, el cristiano se dirige a Dios pidiendo que lo perdone y lo limpie, pues Jesús murió en su lugar. La Biblia promete que “Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad (Dios es quien perdona y limpia, no ningún hombre)”. (1ª Juan 1: 9).

Un cristiano es aquella persona que ya ha hecho esto.

4  Entonces recibe una vida nueva, la vida y naturaleza de Dios. Es, ahora, una nueva criatura. Esto no significa que ya ha perdido todas las características de su vida pasada, sino que ahora tiene dos naturalezas, la humana, es decir, con la que nació y la divina que recibió cuando se convirtió a Dios arrepintiéndose de su pecado.

Por lo tanto, UN CRISTIANO ES:

Aquella persona que ha recibido una nueva vida de parte de Dios, no simplemente que Dios la ha perdonado y se olvida de ella, sino que comienza a vivir con El una vida totalmente nueva.

La Biblia relata que un hombre muy importante de los judíos vino de noche a Jesús para saber mas acerca del reino de Dios. Empezó a conversar con Jesús pero este le dijo que nunca entendería las cosas de Dios antes de haber recibido  una   nueva   vida.   El   hombre

 

 

 
GOSPEL PRINTING MISSION 0332
     
 
      Si desea recibir ayuda espiritual, o tiene preguntas, contacte con nosotros:     
 
  Iglesia evangélica en Palencia, Iglesia de Palencia, Iglesia cristiana en Palencia, Iglesias cristianas de Palencia  
 
                
CENTRO CRISTIANO DE PALENCIA  - c/. MAYOR ANTIGUA, 44 - 34005 PALENCIA  - España. Tlf. (+ 34) 687018056   E-mail: loslopezlechuga@yahoo.es